jueves, 8 de agosto de 2013

Capricorn One (1977)



Título Original: Capricorn One
Director: Peter Hyams
Productor: Paul Lazarus III
Guion: Peter Hyams
Fotografía: Bill Butler
Edición: James Mitchell
Año: 1977
País: USA / UK
Intérpretes: Elliot Gould, James Brolin, Brenda Vaccaro, Sam Waterston, O. J. Simpson, Hal Holbrook, Karen Black, Telly Savalas

Tagline: The most important event in our nation's history...what if it never really happened? 
imdbhttp://www.imdb.com/title/tt0077294/reference



La manipulación de los medios con el fin de desviar la atención del público o el mero hecho de sustentar una mentira para continuar proyectos, ha estado presente en nuestras vidas, sin importar la nacionalidad. Es por ello, que a veces con razón o no, se han lanzado teorías de conspiración, las cuales acusan a los gobiernos de crear una red de mentiras, que como en el caso de este filme, en el que se trata de mantener el apoyo a la investigación espacial por parte de la NASA. La historia de Capricorn One está basada en las teorías conspiratorias que promulgan que la llegada a la luna en 1969 fue falsa, recreada en unos estudios, mientras que como parte de una leyenda urbana, se dice que el propio director británico Stanley Kubrick, quien había dirigido la soberbia 2001: A Space Odyssey (1968), era el responsable de las imágenes del Apollo 11. A pesar de que la idea del falso alunizaje es un poco descabellada para la época, en Capricorn One, se presenta más avances tecnológicos, los cuales permiten sustentar la idea de un montaje falso, en esta ocasión, la visita a Marte. El director Peter Hyams, relata un thriller competente, además envuelto perfectamente en el cine político y de conspiraciones que se realizó en la década del 70, un filme donde no todo es lo que parece.

La NASA está a punto de lanzar el Capricornio Uno, una astronave que llevará por primera vez el hombre a Marte. Justo cuando el público está a la expectativa, incluyendo al vicepresidente de los Estados Unidos, el doctor James Kelloway (Hal Holbrook), interrumpe en la cabina de la nave y se lleva a sus tres tripulantes, Charles Brubaker (James Brolin), Peter Willis (Sam Waterston) y John Walker (O. J. Simpson) a escondidas, lejos del lugar del lanzamiento. Sin embargo, el vuelo continua común y corriente, la aeronave despega sin tripulación y el público queda convencido que los tres tripulantes van a cambiar el curso de la historia. El Doctor Kelloway les explica que la cápsula estaba destinada al fallo, debido a un error humano, el cual detectaron meses atrás, pero que no tenía solución. Ahora algunos científicos de la NASA consideran que es mejor fingir que la tripulación está a bordo del Capricornio Uno y simular el aterrizaje, mediante un montaje perfecto que se construyó en una antigua base militar.

Al enterarse de la reticencia por parte de los astronautas para seguir con la farsa, al doctor no le queda más remedio que amenazarlos con la seguridad de sus familias si no siguen sus planes. Los astronautas forzosamente acceden a enviar una comunicación en el momento del supuesto aterrizaje y mostrar imágenes falsas de ellos sobre la superficie marciana. La idea final, es llevar a los tripulantes en el momento del regreso a la tierra, pues la aeronave fue manipulada para caer 500 km lejos del punto de descenso pactado, lo que les daría tiempo de llegar allí con los astronautas y monta el show de los héroes americanos. Pero, las cosas se tornarán aún más grises cuando la verdadera nave tiene problemas al entrar a la atmósfera y su escudo se rompe, situación en la que ningún humano sobreviviría. Pronto los tripulantes se darán cuenta que sus propias vidas correrán peligro si se quiere conservar una de las mentiras más grandes del país.



Capricorn One es un excelente thriller, el cual tiene un sentido de realismo, en cuanto a la representación de los lanzamientos espaciales y el manejo de este espectáculo. Resulta curioso que los antagonistas sean de hecho la NASA, pues la misma agencia otorgó apoyo técnico para la elaboración realista del filme. La historia escrita por el propio Hyams, sabe congeniar la teoría de conspiración y la paranoia de algunos personajes, para elaborar un filme de suspenso competente. Todos los hechos se ven muy plausibles, además de que muestra la ceguera de un personaje que lo único que le importa es que no reduzcan los fondos para sus programas, a si esto conlleve a la traición de sus propios amigos. Hal Halbrook hace de villano sin escrúpulos, el cual manipula no solo a los medios de comunicación, sino a las supuestas víctimas de los tripulantes, haciendo de títere detrás de los hechos. Mientras que el protagonismo se divide entre el capitán Brubaker (James Brolin) y el periodista Robert Caulfield (Elliot Gould). Brubaker es el líder de sus compañeros, y es una persona de principios, a quien lo que más le duele es mentirle a su propia familia. La recursividad de Brubaker, que está más desarrollada que sus compañeros, le permiten escapar y no rendirse, hasta llegar a una de las escenas más originales del filme, que muestra cuando el capitán aparece justo en el momento en que se está llevando a cabo su propio entierro. Mientras que el otro protagonista, Caulfield, tiene ecos de la pareja periodística que derrumbó al ex-presidente Richard Nixon, pero algunas de sus escenas están tratadas de forma incongruente, pues lo que más se había destacado en la historia era esa sensación de realismo. Caulfield es importante y necesario para ayudar a Brubaker, una especie de mano de Dios que aparece en el momento más oportuno, justo cuando el capitán no tiene forma alguna de escape. Pero eso no es lo criticable, sino la forma en que lo hace, pues Caulfield va recogiendo pistas sin detenerse a pensar en sus perseguidores, en tomar algún tipo de precaución o tomar conclusiones que son menos que obvias para el espectador. A pesar de ello, las actitudes del personaje no opacan a la historia que se convierte en uno de los grandes thrillers de la época.

Peter Hyams ya tiene una carrera sólida en los thrillers con dotes de acción, como en Capricorn One, donde el ritmo es pausado en su inicio y luego posee escenas de acción trepidantes que son muy llamativas. Cabe destacar la escena en que el automóvil del periodista se queda sin frenos, filmada de forma trepidante, así como la persecución de los helicópteros al avión de fumigador que pilotea el actor Telly Savalas. El realizador escribió la historia a mediados de los setentas, cuando trabajaba como reportero de la CBS en la guerra de Vietnam. El director volvería al mundo espacial en su filme Outland (Atmósfera Cero, 1981), el cual es mucho más redondo.



A pesar de que la agencia NASA es vista como una impulsadora de la innovación y el descubrimiento científico, el filme otorga elementos de duda en el espectador, pero sobre todo, expresa la necesidad de no tragar entero, de no creer todo lo que se dice y se muestra en la pequeña pantalla. El ingenioso guion de Hyams logra crear personajes a la vez profesionales y espeluznantes, demostrado por ejemplo en la frialdad del doctor, cuando recibe las llamadas acerca de la captura y asesinato de los astronautas. Capricorn One es un thriller inteligente el cual se destaca además, por sus excelentes diálogos, dirigido por un director que ha merecido una mejor suerte cinematográfica.

Calificación: 7.5/10

Trailer:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails