jueves, 27 de junio de 2013

The Slasher Collection # 42: Halloween (1978)


Título Original: Halloween
Director: John Carpenter
Productor: Debra Hill
Guion: John Carpenter y Debra Hill
Fotografía: Dean Cundey
Edición: Charles Bornstein y Tommy Lee Wallace
Año: 1978
País: Estados Unidos
Intérpretes: Donald Pleasence, Jamie Lee Curtis, Charles Cyphers y Nancy Kyes

imdbhttp://www.imdb.com/title/tt0077651/
Tagline: The trick was to stay alive

Pocos directores han influenciado tanto el cine de género como lo ha hecho el realizador estadounidense John Carpenter. Con Halloween, ayudó a cimentar las bases de un subgénero popular entre el público, pero lo hizo con una calidad tal, que su nombre nunca será olvidado. Halloween fue un pequeño filme, el cual demostró que se puede realizar una historia de terror con bajo presupuesto, creíble y además insuperable, algo de lo que brilla por su ausencia en las innumerables secuelas y de todas las imitaciones de esta película seminal.

En un pequeño pueblo llamado Haddonfield, los habitantes del mismo serán testigos de un brutal asesinato cometido por un niño de seis años de edad llamado Michael Myers, quien tras ver a su hermana desnuda con su novio, se le disparó sus tendencias asesinas, apuñaleándola hasta la muerte. Michael ha pasado los últimos quince años encerrado en una institución mental, pero una noche en la que lo intentan trasladar para una corte judicial, Michael logra escapar, dirigiéndose a su pueblo natal. Solo el doctor Sam Loomis sabe de lo que es capaz Michael, pues según él es la esencia del mal mismo.

Es la noche de Halloween. El pueblo está ocupado en las celebraciones y los juegos de dulce o truco, pero mientras las calles permanecen casi desoladas, solo la presencia de algunas niñeras alteran la paz del lugar, entre ellas la joven Laurie Stroode, una mujer responsable, quien a diferencia de sus amigas cumple a cabalidad con su trabajo. Laurie será el centro de atención del adulto Michael, el cual dará rienda suelta a sus instintos tras ver a las amigas de Laurie desbocándose a sus deseos sexuales, reviviendo de esa forma lo sucedido años atrás con su hermana. Laurie tendrá que enfrentarse a la encarnación del mal para poder sobrevivir.



Desde el momento de su estreno, y gracias a la gran acogida de crítica y público, Halloween se convirtió en una plantilla para el género slasher, debido principalmente a su planteamiento de un asesino enmascarado, el cual persigue a jóvenes niñeras, mientras que una de ellas, la protagonista, debido a su condición de ser responsable, nota que algo anda mal en el pueblo y se convierte en la “chica final”, consiguiendo enfrentarse a su antagonista y en la mayoría de las ocasiones salir viva para contarlo. Es pues natural pensar en esta premisa como un cliché de nuestros días, pero en el año de 1978, la película sorprendió por su originalidad a la vez que mostró un manejo preciso del suspenso por parte de su director, algo que le valió una comparación en su momento con el maestro del suspenso Alfred Hitchcock. No obstante, el director inmediatamente desestimó esta comparación, pues su cine va regido por otros derroteros, aunque sin duda alguna, el maestro influenció los inicios del cine de Carpenter, y en particular en este filme, en cuanto a la elaboración de las escenas de acecho de Michael hacia sus victimas. Además, es mas evidente la comparación en los otros dos trabajos que realizó Carpenter ese mismo año, hablamos de Someone`s Watching Me, realizada para la televisión, siendo un homenaje al filme Rear Window (La ventana Indiscreta, 1954) y su guion para la película titulada Eyes of Laura Mars (Los ojos de Laura Mars, 1978) dirigida por Irvin Kershner.

Retomando el suspenso presente en Halloween, elemento totalmente acertado del filme, es algo en lo que Carpenter logra crear su propio monstruo cinematográfico, un hombre inexpresivo, el cual se oculta tras una mascara, dejando ver solo sus ojos, un hombre silencioso pero mortal. Michael es una amenaza maligna, que acecha a sus víctimas lentamente. La peligrosidad del personaje es constantemente transmitida al sheriff del pueblo por intermedio del doctor Loomis, un personaje tan importante como el propio Michael, en cuanto a que da un perfil al espectador de las capacidades asesinas del joven desquiciado y de que su ataque esta próximo a ocurrir. Carpenter sabiamente utiliza las escenas de persecuciones, destacándose el hecho de mostrar el escorzo o puntos de vista del asesino para crear la atención. En ese sentido, el filme se destaca notablemente, contando con una gran variedad de ejemplos puntuales. En la escena inicial, filmada como si fuera un plano secuencia -de hecho posee tres cortes-, la cámara de Carpenter es subjetiva, a la altura de un niño vestido de payaso, en la noche de Halloween, todo lo vemos a través de sus ojos, así como la decisión de cometer el asesinato. Este plano esta cuidadosamente rodado y coreografiado, además que es impactante para el espectador. La escena pudo haber sido influenciada por el cine de terror italiano de los setentas, en especial de sus Giallos, donde la cámara subjetiva era habitual para ponerse en el lugar del asesino de turno.

En otra escena destacable en cuanto al suspenso, Laurie se esconde en una casa en un armario, donde puede ver lo que sucede en la habitación a través de unas rejillas de la puerta. Terriblemente asustada, observa el comportamiento del asesino hasta que este la ataca. Esta escena hace eco al propio Carpenter en el filme televisivo Someone's Watching Me, en el que su protagonista, consiente de la presencia de su acosador, se esconde en un espacio en el suelo que tiene una rejilla, momentos después un hombre se para en ella, por lo que su protagonista, es testigo de lo que sucede hasta que el hombre deja caer el cigarrillo que estaba fumando dentro del compartimiento. Otra de las claves de Halloween, y que ayudan sin duda alguna al suspenso y a la atmosfera creada por Carpenter, es su propia composición musical, un tema famoso, creado con sintetizadores, siendo a la vez tenebroso y contundente. Carpenter quien se ha destacado también en la música, hace una perfecta composición que acompaña de forma brillante al filme. Así mismo, la utilización del Steady Cam sobresale por la forma en que el director la utiliza para acompañar las escenas de Michael, otorgándole un status mayor al que le permitía su presupuesto, que entre otras cosas fue mínimo, hecho que lo convirtió en un enorme éxito. De hecho, gran parte del dinero se gastó en la cámara Panavision, la cual tiene un formato 2:35:1, recurso que empleo Carpenter por gusto propio para alargar el formato de las escenas y hacer más amenazante la presencia del asesino. Como curiosidad, debido al bajo presupuesto, el equipo encontró la máscara más barata posible en las tiendas, la máscara de Stark Trek de William Shatner la cual fue posteriormente pintada de blanco, y se reformaron los ojos para ser utilizada por el asesino.

Las actuaciones son sobresalientes, en especial la de Donald Pleasence –quien trabajaría en otros proyectos posteriores del director-, aportándole una obsesión perfecta para su personaje, pues fue el doctor Loomis quien estudió a Michael durante muchos años. También es destacable la actuación de su protagonista, Laurie interpretada por la desconocida en su momento Jamie Lee Curtis, convirtiéndose gracias a este filme y a sus siguientes películas envueltas en el slasher, como Prom Night (Noche de Graduación, 1980) o The Fog (La Niebla, 1980) del propio Carpenter, en la "reina del grito", apodada de esa forma por su presencia habitual en estas producciones, apelativo que continuó con ella casi una década. Jamie, quien realizó su debut con este filme, le aportó al personaje una adecuada fragilidad y vulnerabilidad, así como la transformación que hace que se enfrente al mal. Además, Carpenter muestra de nuevo su predilección por repetir con el equipo de trabajo, no solo en la parte técnica, sino con los actores. Como se menciono anteriormente, esta seria la primera ocasión en que el director trabajo con Pleasence y Curtis, pero ambos actores repetirían con el director posteriormente. Así mismo, el actor que hace de Sheriff, Charles Cyphers, apareció en el filme Assault on Precint 13 (Asalto a la comisaria del distrito 13, 1976) y en el filme televisivo Someone's Watching Me (1978).



Halloween fue escrito a cuatro manos entre Carpenter y la productora Debra Hill, con quien tendría una fructífera relación de trabajo en la mayoría de los grandes éxitos del director, aunque gran parte del concepto del filme es acreditado al productor Irwin Yablans, quien tenía la idea de una película de horror protagonizada por niñeras y que iba a titular “The Babysitter Murders”. Debra, escribió la mayoría de las escenas ficticias en el pueblo de Haddonfield, en especial la relación entre las amigas mujeres y sus trabajos de niñera, mientras que Carpenter, escribió el personaje de Loomis y le otorgo mayor suspenso al filme. Cabe mencionar que el nombre de Sam Loomis fue tomado del clásico filme Psycho (Psycosis, 1960) de Hitchcock, en él, Loomis era el personaje del amante secreto de Janet Leigh. La actriz Janet Leigh es además la madre de la actriz Jamie Lee Curtis, hecho que motivo a Carpenter a darle el papel principal.

Halloween es todo un clásico del género, una película bien construida en la que sobresale el suspenso y las actuaciones, la cual a pesar de tener un asesino violento, no es una película que particularmente exhiba violencia gráfica, más bien estilizada. Carpenter creó con Michael un ícono en el cine de horror, un ser de maldad pura, quien no habla y se toma las cosas con calma, como se observa cuando asesina a uno de los jóvenes y se queda mirando su rostro sin vida como intrigado, o cuando utiliza una sabana para taparse mientras que una de las niñeras cree que es su novio, generando un silencio tenebroso. Al final, el filme se adentra en los terrenos de lo sobrenatural, pues aunque Michael recibe varios disparos a quemarropa por parte del doctor Loomis, su cuerpo desaparece de la escena como si fuese inmortal. De hecho esta inmortalidad fue abusada posteriormente en sus secuelas, que llegan ya a ocho, además de un remake filmado en el 2007, el cual también posee una secuela, y en la de otros íconos tipo Jason Voorhees de la saga Friday the 13th (Viernes 13). A pesar de ello, el final creado por Carpenter se acopla perfectamente a los hechos, en cuanto a que Michael es mostrado como el coco en persona que acecha a un pequeño pueblo. Halloween es un gran pilar del género, y un filme muy especial para la época de pedir dulces, pero sobretodo para el espectador que quiera un filme terrorífico de calidad.

Calificación: 10/10
Trailer:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails