martes, 10 de septiembre de 2013

Eyes of Laura Mars (1978)



Título Original: Eyes of Laura Mars
Director: Irvin Kershner
Productor: Jon Peters
Guion: John Carpenter, David Zelag Goodman
Fotografía: Victor J. Kemper
Edición: Michael Kahn
Año: 1978
País: Estados Unidos
Intérpretes: Faye Dunaway, Tommy Lee Jones, Raul Julia, Brad Dourif

imdbhttp://www.imdb.com/title/tt0077530/reference


En el marco de los thrillers típicos de los años 70, Eyes of Laura Mars (Los Ojos de Laura Mars) mostraba una historia de suspenso con mucho enfoque hacia la moda y el estilo, pues el guion se centraba en una fotógrafa con predilección por las imágenes violentas y con un estilo de vida social muy alto. La historia del asesino vinculado a la protagonista fue escrita por el director John Carpenter, en un guion llamado Eyes, en una época en que se le comparaba con un joven Hitchcock, pues sus largometrajes como Halloween o Someone's Watching Me, ambos de 1978, mostraban grandes secuencias de suspenso, aunque posteriormente el propio director con sus películas se separó de esta inapropiada comparación. El propio director estaba vinculado a la dirección del filme, con la intención de mostrar a un asesino tipo Michael, sin mostrar su rostro hasta el final, pero los productores querían reescribir parte del guion para crear una historia de amor entre la protagonista y el asesino. Después de varios cambios en los diálogos y en el guion, Carpenter decidió desligarse de la producción y el encargo fue a aparar a las manos del veterano director Irvin Kershner (Robocop 2, Star Wars Episode V), un especialista en secuelas, realizando un producto correcto, más no imprescindible en su carrera, además al propio Carpenter le disgustó lo que vio en pantalla. Es claro el porqué de ello, pues Eyes of Laura Mars es un thriller de fórmula, propio de Hollywood y no se asemeja a los trabajos creativos y pioneros de Carpenter.




Laura Mars (Faye Dunaway), es una famosa fotógrafa controversial, cuyo trabajo se enfoca en mujeres semi desnudas en puestas en escena donde prima la violencia, hecho por el cual es duramente criticada por alguna parte del público, que considera su trabajo como promotor de la pornografía. Un día, Laura comienza a tener visiones de asesinatos sin explicación alguna. En sus visiones, ella ve lo que ven los ojos del asesino, en tiempo real y por un tiempo limitado, por lo que a pesar de que identifica a sus víctimas, nunca ve el rostro del asesino. El mayor problema es, que todas las víctimas están dentro de su círculo de trabajo y amigos más cercanos. Cuando le cuenta lo que le sucede a la policía, se convierte en una sospechosa. Sin embargo, el investigador a cargo del caso, John Neville (Tommy Lee Jones), si le cree y hace todo lo posible por ayudarla, a pesar de que descubre que una de sus fotografías está ambientada como un asesinato que no salió a la luz pública.


Mientras el asesino sigue en conexión visual con Laura, los sospechosos comienzan a crecer, incluyendo a su chofer; un drogadicto ex presidiario llamado Tommy (Brad Dourif), y a su antiguo esposo; Michael (Raul Julia) que aparece justo cuando empezaron los asesinatos. Las muertes se vuelven cada vez más personales, y mientras la policía no tiene ninguna prueba contundente, Laura será la única capaz de encontrar algo que le revele quién es el asesino, eso si no la encuentra él primero.




Eyes of Laura Mars, es sin duda un thriller con estilo y una gran fotografía, sin embargo sus giros "inesperados" y las claves familiares de este tipo de cine, disminuyen ostensiblemente su calidad. La idea original, que está muy bien trabajada, es la conexión entre la víctima y asesino, esa impotencia que siente la protagonista al ver cómo van asesinando uno a uno a sus amigos. Dunaway, quien había acabado de ganar un premio Oscar por su excelente actuación en Network (Sidney Lumet, 1976), hace un trabajo creíble, aunque no muy destacable, como una fotógrafa sin escrúpulos, a quien le importa por sobre todo su trabajo. Sin embargo, la parafernalia del filme se decantó en mostrarla como un símbolo sexual, capaz de atraer a los espectadores, pero cuyo personaje (el cual iba a ser en principio para la actriz Barbra Streisand), es el menos interesante del guion. Es evidentemente un error, no haber profundizado en su obsesión por la violencia y los aspectos oscuros de su personalidad. Su relación amorosa con el detective es precipitada y se siente además forzada, para guiar al espectador hacia un final previsible. Por otro lado, Tommy Lee Jones hace un estupendo trabajo actoral, demostrando sus capacidades como antagonista de lujo, en este caso más joven de lo usual, pero cuyo personaje transmite su crítica a la violencia con violencia. Mientras que, Brad Dourif, habitual del cine fantástico de serie b, complementa la lista de sospechosos fáciles que tiene el espectador, pero sin duda es un actor que ayuda a la ambientación de las historias.




Eyes of Laura Mars contiene algunos momentos de real suspenso, como la escena en que Laura tiene una visión del asesino cuando está conduciendo, situación de peligro que se incrementa, pues siempre queda paralizada cuando le ocurren las visiones, o la escena hacia el final del filme, donde ve cómo el asesino se aproxima lentamente a su habitación en el hotel. Los ojos son muy importantes en el filme, pues es a través de los de la protagonista que el espectador sacia su sed de violencia, nosotros somos sus ojos, los del asesino, y los de la cámara, siempre disfrutando con lo que sucede. Allí está la crítica subjetiva del filme, el placer de la violencia o la violencia como forma de arte, como se muestra en las diferentes fotografías que toma la protagonista, quien a pesar de que no es una mujer violenta o asesina, su particular visión del arte hace que se conecte con un verdadero homicida. Todas las imágenes funcionan debido a una brillante cinematografía, por ejemplo, las escenas obtenidas en la habitación de Laura, la cual está llena de espejos, donde se refleja desde varios ángulos a la protagonista, sugiriendo que ella posee varias capas que no ve el ojo, además que sirve como separador de identidades, como en el caso del asesino hacia la escena final, donde ve su otro yo, el yo decente y decide hacer lo correcto.

El aspecto negativo del filme, viene de la imposición de los productores, al forzar una relación sentimental entre la protagonista y el detective, olvidándose profundizar en el personaje principal, así como en la causa de su conexión perversa. Laura, hacia el final del metraje, no hace más que quedarse paralizada, sin tomar decisiones, esperando a que las cosas se resuelvan por sí solas. Así mismo, la clasificación R del filme y la vinculación inicial de Carpenter al proyecto, prometía otro asesino memorable en el cine, sin embargo, las escenas violentas son en buena parte sugeridas, y no tan bien rodadas, a pesar de que su firma sea la de apuñalear los ojos de sus víctimas.



Eyes of Laura Mars se queda como un thriller que pudo haber dado más de sí, partiendo de su idea original que se muestra como desaprovechada, un filme rodado de forma correcta y con algunas interesantes interpretaciones, pero el cual se guía por derroteros conocidos y casi sin sorpresas.

Calificación: 6/10

Trailer:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails